Estamos acostumbrados a la visión moderna de los órganos por nuestra forma de ver la vida. La visión oriental es más sistémica, con una lógica propia, que rige a través de todo su sistema cosmológico y abarca también la salud y el funcionamiento humano.