Que tu Alimento sea tu Medicina

En la Medicina Tradicional Oriental la herbolaria ocupa un lugar muy importante dentro de las herramientas terapéuticas. Hoy, quiero hablarte del grupo de sustancias consideradas » Superiores» por su efecto terapéutico sostenido y la inexistencia de efectos adversos. Me refiero a los alimentos.

El médico tradicional oriental, luego de realizar un interrogatorio y un examen físico exhaustivo, llega a su diagnóstico y plantea su estrategia terapéutica. La dieta siempre es parte fundamental del tratamiento. El estado de salud es individual, por lo que la dieta es necesario que sea personalizada para mantenerse en el estado óptimo de equilibrio

En medicina Tradicional Oriental cuando el médico prescribe una sustancia, un alimento en este caso, toma en consideración varios aspectos.

1- La naturaleza del alimento, de acuerdo a una visión tradicional, se clasifica en frío, fresco, caliente, tibio o neutro y dos categorías auxiliares adicionales

2-Los cinco (6) sabores: ácido, amargo, dulce, picante salado y neutro.

3-Lugar de acción de los remedios, tropismo.

4- Movimiento y dirección de la acción terapéutica. Es decir si «sube» o «baja» la energía. O si la interioriza o la saca al exterior.

Cada alimento y cada sustancia conocida está clasificado de esta manera, para no perdernos usamos libros de materia médica.

Los alimentos son las sustancias que deben ser usadas por excelencia en la recuperación de la salud. porque no tienen contraindicaciones ni efectos adversos. Su efecto depende de la persistencia con que se consuma dicho alimento más que de su dosificación. No hay alimentos prohibidos. No hay clasificaciones de «buenos o malos», sino que la eficiencia de cada alimento dependerá de una serie de factores disímiles y del propio equilibrio funcional que manifieste el paciente.

Una vez identificado lo que queremos hacer, definiremos el grupo de alimentos que cumplen las propiedades requeridas, posteriormente seleccionaremos las sustancias de acuerdo a la realidad del paciente

Establecida la estrategia dietética se logra algo fundamental: cambia la dieta, cambia el metabolismo. Eso permite que el sistema ponga todos sus recursos en función de la recuperación y mantenimiento de la salud. El médico debe combinar los diferentes alimentos para que tengan un efecto óptimo, un sabor agradable, y sean apetecidos por el paciente. Su efecto se puede empezar a notar entre los dias 3 al 7, y siempre deben acentuar la mejoría del paciente.

Esta dieta así concebida, tendrá efectos sinérgicos con la acupuntura, el masaje o las decocciones indicadas al paciente. Y lo más importante, no es fija. Se introducirán variaciones de acuerdo con los cambios en la salud, la estación del año y otros factores.

Para finalizar les dejo un video de Drago Goicovic y la Red Xing Ling donde se muestra la preparación de un alimento de la cultura oriental de alto aporte energético: la sopa de arroz

¡Nos vemos en los comentarios!

Follow by Email
LinkedIn
Share
Instagram
A %d blogueros les gusta esto: